jueves, 2 de octubre de 2008

LA MASACRE DEL SEGURO OBRERO


Hace ya 70 años en septiembre, mes de tanta significación para los chilenos, se sucedió uno de los tantos acontecimientos que tiñen de rojo nuestra historia nacional: La Masacre del Seguro Obrero.

Ella tuvo como protagonistas a un grupo de jóvenes, estudiantes unos, obreros otros, pertenecientes al Movimiento Nacional Socialista.

El movimiento Nacional Socialista, fue una organización política fundada en la ciudad de Santiago de Chile, el 5 de abril de 1932.

El nacismo logró un importante protagonismo público, obteniendo en las elecciones parlamentarias de 1937, tres representantes.

En 1938, el nacismo, junto a otras fuerzas independientes, conformó la Alianza Popular Libertadora, coalición que elevó la candidatura presidencial, del General Carlos Ibáñez del Campo.
El domingo 4 de septiembre, se realizó la Marcha de la Victoria, acto masivo que congregó un número superior a 100 mil personas, las que concurrieron de distintos puntos del país.

Dicha concentración, fue aprovechada para encubrir un alzamiento civil, que se venía preparando tiempo antes al interior del nacismo, pero que carecía de fecha definida para su ejecución.

Así, al medio día del lunes 5 de septiembre, un grupo de militantes nacistas, se introdujo en el Edificio de la Caja del Seguro Obrero Obligatorio y tras dar muerte al carabinero Juan Salazar Aedo, procedieron a ocupar el local, atrincherándose en los pisos superiores.

A la misma hora, otro grupo, hizo toma de la Casa Central de la Universidad de Chile, reteniendo al interior de dicho plantel, al Rector Juvenal Hernández.

Von Mareés, cabecilla del acto revolucionario nacista, mantuvo contacto radial con los rebeldes de la Caja del Seguro, mientras otra pequeña partida de nacistas, dirigida por Orlando Latorre y Juan Yunis, intentó dinamitar una torre conductora de energía eléctrica, en los alrededores de la ciudad.

Así mismo, al otro lado de la ciudad, otro reducido grupo dirigido por Oscar Jiménez Pinochet, procedió a la toma de la radio Hucke, logrando anunciar a través de sus equipos y por un breve espacio de tiempo, el hecho revolucionario.

El primer acto de la tragedia, tuvo como escenario el edificio de la universidad, el cual fue rendido mediante la acción conjunta del Ejército y Carabineros, mediante el uso de una pieza de artillería del regimiento Tacna, la que hizo dos disparos contra la puerta principal del edificio.

Los Carabineros, tomaron presos a los amotinados, que habían experimentado la muerte de seis de sus compañeros, tres fallecieron por el fuego de artillería y el resto por el uso de armas portátiles.

A los rendidos de la universidad, se les hizo salir a culatazos, siendo posteriormente trasladados por un grueso contingente policial.

En el trayecto, fue incorporado arbitrariamente a la fila de los rendidos el obrero Miguel Cabrera, quien se había acercado a observar la escena.

Finalmente, todos ellos fueron conducidos hasta el edificio del Seguro Obrero, haciéndoseles subir hasta sexto piso, donde se les encerró en una pieza.

A las 14:30 hrs. fue muerto el nacista Gallmeyer, por una bala disparada desde la calle, al asomarse a una ventana.

A las 15:30 hrs., viendo la acción perdida, los sublevados acordaron la rendición de todos los que combatían en los pisos superiores, procediendo a descender brazos en alto, al sexto piso junto a los empleados que mantenían cautivos.

Faltando pocos minutos para las 16:00 hrs. dos empleados del seguro encontraron la muerte junto a los amotinados del seguro, quienes fueron fusilados y rematados por las fuerzas policiales.
Inmediatamente a este hecho, a los rendidos de la universidad, se les hizo pasar sobre los cadáveres de sus camaradas, siendo llevados hasta el quinto piso, lugar donde fueron atrozmente ultimados, en los pasillos, por los carabineros.

El holocausto del 5 de septiembre, dejó un trágico saldo de 63 muertos, 59 de los cuales eran nacistas.

Sobrevivieron a esa hecatombe: Carlos Pizarro, David Hernández, Facundo Vargas y Carlos Montes.

La masacre, produjo el fin de la candidatura presidencial de Ibáñez y enlutado el nacismo, plegó sus sufragios en apoyo del representante del Frente Popular, Pedro Aguirre Cerda, quien salió elegido Presidente de la República por un estrecho margen de votos.

En febrero de 1939, tras un congreso de dirigentes, el Movimiento Nacional Socialista, pasó a denominarse Vanguardia Popular Socialista.

Hubo dos procesos judiciales relacionados con los sucesos del 5 de septiembre. El primer proceso, iniciado por el Tribunal Militar el mismo día de la matanza y seguido por la Corte de Apelaciones, constituyó un fraude jurídico.

El segundo, iniciado en abril de 1939, por las diversas instancias investigaciones militares, civiles y parlamentarias estableció las responsabilidades intelectuales, ejecutantes, cómplices y encubridores cuyas sentencias dictaminadas el 3 de julio de 1940, fueron anuladas mediante un indulto presidencial, a través de un Decreto Supremo, fechado el 10 de julio de 1940.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Nice brief and this post helped me alot in my college assignement. Gratefulness you seeking your information.